La importancia de aceptar tu cuerpo antes de vestirte




He recibido muchas consultas de mis clientas sobre qué usar para disimular o esconder alguna parte del cuerpo que no les agrada. El problema es que ese no es el punto a tener en cuenta. Lo importante es resaltar los atributos que te favorecen y las partes de tu cuerpo que sí te gustan para trabajar sobre ellas y lograr una figura esbelta y proporcionada.



Muchas mujeres desconocen la forma de su cuerpo, hasta incluso están tan cegadas con las partes que no les agradan que no ven sus propias cualidades y entran en un estado anímico difícil de salir. Es por este motivo que me interesa hacer este artículo. Para mí es muy importante hacer hincapié en el estado de ánimo más que en las "reglas" de vestimenta. Por eso voy a comenzar por los primeros pasos que necesitas saber antes de comprarte ropa, elegir un conjunto o ver qué escote, pantalón, falda o vestido te conviene usar según tu figura.


Lo primordial es aceptar tu cuerpo tal y como es. Podés querer hacer dieta para bajar o subir de peso, comenzar el gimnasio, salir a correr, patinar, lo que quieras! Pero esos resultados esperados físicamente no los tenés en este momento. Trabajá para lograr todas tus metas y mientras tanto querete y aceptate tal cual sos, porque la persona que sos ahora es la que vive el día a día, no la que querés ser.


Una vez que aceptes tu cuerpo vas a lograr trabajar a favor y no en contra. La idea es mirarte al espejo y poder sentirte conforme. Dejar de criticarte y comenzar a aceptarte. Sólo así vas a poder tener la confianza necesaria a la hora de decidir qué ponerte para cada ocasión.


Es muy importante que comprendas que no necesitas la aprobación de tu pareja, ni la de tus amigos, ni familiares. Lo primero que necesitas es aceptarte, quererte y caminar con la frente bien alta sabiendo que sos la mejor versión de vos misma.


Una vez que entiendas esto vas a poder llevar orgullosa todo lo que quieras ponerte. La frase "aunque la mona vista de seda... mona queda" podemos verla desde varias perspectivas. Saben con qué relacioné siempre esa frase? Con la confianza! Podemos ponernos un vestido del mejor diseñador del mundo, los más altos y preciosos zapatos, el maquillaje más atractivo o los diamantes más caros... pero sin confianza... vamos a caminar mirando al piso, sin una sonrisa e incómodas. La falta de confianza y autoestima determina si nos sentimos vestidas como la mujer más atractiva del mundo o disfrazadas y ridículas.


Podés ser fiel a tu estilo, pero si tu estilo es ir cabizbaja por el mundo, te recomiendo mirarte en el espejo con lápiz y papel y tomes nota de al menos tres cosas que te gustan de tu cuerpo. Y pruebes toda una semana vestirte de tal forma que destaques esas tres cosas que te gustan de vos. Vas a terminar la semana caminando erguida, con la frente en alto y orgullosa de vos.


Lo bueno de aceptar el cuerpo propio es que sin darnos cuenta aceptamos el cuerpo ajeno también. Y esto es muy importante ya que en muchísimos casos la desconfianza física de las mujeres... la generan otras mujeres.


Espero que te haya gustado el artículo en pongas en práctica mi concejo. 

Si tenés alguna consulta sobre asesoría de imagen escribila en los comentarios o por privado.


Si te gustó el artículo dale "dedo arriba" y compartirlo para que el mensaje le llegue a más mujeres y podamos armarnos de confianza, que es lo más atractivo de una mujer.



Seguí mis notas periódicamente para sacar la mejor versión de vos misma!

Comentarios

Entradas populares